Recuerdos

03 enero 2011

Respirar hondo, y recordar... no muy lejos de aquí, pero pasado...
Aquella noche, en la que solo estaban "El, la luna y el mar"
No decir nada más, y decirlo todo.
Momentos que te llenan el alma, pero como todo tiene su fin...
Podría decir como era la noche, que día fue exactamente, aque hora empezo y cuando termino, puede que incluso palabras de la extensa conversación, podria decir el sabor de los besos, el peso de las emociones, podria decir mucha de las cosas que siguen en mi mente como recuerdos...
Pero se acabó y el desapareció.
Y entonces como aparecido de la nada, y venido de la mano del destino, apareció el dolor, punzante y agudo, al principio negado, no queria admitir que existia el sufrimiento...
Hasta que tube que darme cuenta, el se había ido y yo tenia que olvidarlo...
& lo olvidé, pero no aquella noche.
El mundo cambió y volví a ser yo, sin el, sin lunas, sin mar, sin nada... me perdí como aquella estrella en el firmamento.
Pero el destino volvió a jugarmela he hizo que un día, en el que mi mente no paraba de pensar, en que me dolia todo incluida el alma, el apareciera...
Unos segundos, unos instantes, despues de tanto tiempo, apareció y yo solo tenia miedo a saludarle y que no se acordara de mi...
Pero no a verle, ni a escuchar su voz, no, porque ya no dolia, creo que fue un instante en el que me alegre de corazon de haberle visto.
& Entonces pensé, que el tiempo había curado parte de mis recuerdos, y que ya solo me alegraban cada vez que pensaba en aquella noche, que en parte me ayudo a quitarme pesos de encima y a liberarme...
En ese momento volvió a dolerme, pero no por que sintiera como en el pasado, no, queria que apareciese de nuevo en mi vida, ya que todo había pasado y estaba en calma y ser lo que queria intentar ser, una amiga.
Pero tube que resignarme a no hablar con el, hasta que una noche en mi mente apareció, no de la manera mejor posible, intentaba atropellarme.
A la mañana siguiente riendome de mi propia mente y de sus sucias jugarretas me di cuenta de que no habia perdido a un principe, no, de mi vida habia desaparecido un gran amigo...
Hasta que al día siguiente el volvió aparecer, despues de muchos meses volvimos hablar y porfin obtube esa respuesta y ese porque de las cosas...
Y ahora en este justo instante soy feliz, feliz de que hayas vuelto, de que podamos ser amigos, de que aquella noche nos llevara a esto.
Porque una amistad es un gran mundo.
Gracias por volver aparecer

1 comentario:

  1. Cosita, todavia me parece increible tu manera de escribir y de expresarte, y sobre todo tu memoria.
    Y bueno me alegro que estes más feliz que una perdiz.
    ...........................................Sergio.

    ResponderEliminar